Del Trieb de Freud y el deseo del analista

De la lectura del párrafo con que abrimos este intento de investigar, a través de la lectura en grupo, acerca del deseo del analista: “es el deseo del analista el que en último término , opera en el psicoanálisis”, intentaré tomar la cuestión a la que...

Lic. Ramón Ruiz
*trabajo final del Grupo de Investigación de 2001

 

De la lectura del párrafo con que abrimos este intento de investigar, a través de la lectura en grupo, acerca del deseo del analista: “es el deseo del analista el que en último término , opera en el psicoanálisis”, intentaré tomar la cuestión a la que hace referencia Lacan, algunas líneas más abajo, respecto a la forma de intercambio en un congreso filosófico:” cada uno hace valer su propia impermeabilidad, y los analistas no somos en ese sentido m{as ineptos que cualquier otro”. Hace mención a un tema importante en cualquier trabajo, oficio o tarea que ponga en juego algo del deseo: la formación.

Señala la diferencia entre formación de un analista y lo que nombra como la cacofonía de la enseñanza. Recordemos que cacofonía es aquello con lo cual luchamos cuando escribimos y consiste en la repetición de unas mismas letras o sílabas o “asociación de sonidos discordantes”.

En el párrafo siguiente: digamos que en esto ligo la técnica al fin primero”, queda como pregunta , si el fin primero al que alude, es el deseo del analista.

Si así fuera, y aunque no; me aventuro a intentar relacionar el deseo del analista con la técnica, es decir descansando en lo que de la formación que la persona que encarna ese analista , haga.

En el artículo el deseo del analista en Freud, de Serge Cottet, el autor cita a Freud en “Nuevas lecciones introductorias al psicoanálisis”: el trabajo científico se desarrollaba a modo de un análisis lento , penoso y vacilante, y de forma análoga, el deseo del analista tendría ese carácter de obra inacabada del análisis sosteniéndose en la pasión por la ignorancia más que en las certezas.

Si bien el lugar del analista, como función, conlleva un cierto estado de no saber, de ignorar, es en relación a l deseo del analista, que esta suspensión de saber debe apoyarse en la formación.

En lo “que el psicoanalista debe saber : ignorar lo que sabe, en variantes de la cura tipo, Lacan dice que lo que distingue al analista respecto de la palabra, es el uso que de esta hace,: el analista porta la palabra, y al respecto toma el ejemplo de la intervención de Freud en el hombre de las ratas, respecto del valor de la palabra de un padre muerto y una serie de episodios de la historia del sujeto ocurridos antes de su nacimiento, cadena que se deshace interpretación mediante. Lacan llama a esto “fulgurante comprensión” y es en relación a esta comprensión que plantea “el contraste entre los objetos propuestos al analista por su experiencia y la disciplina necesaria para su formación”.


Volver
Articulos relacionados

Por la Lic. Sandra Vieira, eje temático anual “De la fantasía al fantasma, un recorrido en la experiencia psicoanalítica”. “Qué linda manito”

Por la Lic. Sandra Vieira. Presentación en el seminario del Comité Científico de AEPA “El deseo en la clínica actual. Deseo y estructura”.

Por la Lic. Sandra Vieira. Por qué cuando pensás elegir una profesión, oficio u ocupación se aparecen todos los fantasmas, los miedos, las presiones familiares, etc.? Como influye el fin de la escuela secundaria? Como saber cual es nuestra “vocación”?

 

Random Image
38