Revista Coloquios Edición Nro.6 | El deseo y el goce

Deseo y Goce, encrucijada en la Clínica; es un intento de dar cuenta de un trabajo. Deseo y Goce es una encrucijada que se nos plantea en la clínica y también en una institución clínica, y diría en las Instituciones Psicoanalíticas. ¿Qué es lo que hace...

Deseo y Goce, encrucijada en la Clínica; es un intento de dar cuenta de un trabajo.

Deseo y Goce es una encrucijada que se nos plantea en la clínica y también en una institución clínica, y diría en las Instituciones Psicoanalíticas. ¿Qué es lo que hace que una Institución Psicoanalítica perdure y se desarrolle en el tiempo? Últimamente se habla de la crisis de y en las Instituciones Psicoanalíticas. Creemos que no hay Institución sin crisis, las crisis fundan una Institución, la van haciendo y constituyendo. El problema no es la crisis de las Instituciones, sino las crisis de aquellos que deberían sostener esas instituciones.

¿En qué se cruzan, en una Institución, el Deseo y el Goce? Pero además, ¿por qué alguno de esos cruces pudiera devenir en crisis?

"...Si alguien consulta es porque hay un goce que no se cierra en sí mismo..." dice Gustavo Rebagliati, y más adelante: "...Deseo que azuza en las formas de la demanda, de alivio, curación, comprensión…Tal vez sin freno en el desplazamiento metonímico, pero puede toparse con la función del Deseo del analista, cuya apuesta será hacer de límite, de corte…"

¿Qué haría de tope, en tanto función Deseo del analista, en una Institución Psicoanalítica?

Es necesario escuchar la Demanda para hacer lugar al deseo, y es también necesario que la Demanda exista.

Una Institución cerrada, que no interactúa con otras, que no intercambia su saber con otras, que no "reparte, ni distribuye, ni retribuye", corre el riesgo de quedar encerrada en su propio goce, en su propia complacencia, sufriente o quejosa. Si el deseo es movimiento, lo es en la medida de que algo falta.

¿Qué pone en crisis a una Institución sino justamente la "loca" idea de que es ella la poseedora de todo el saber. Entronización de un poder que deja de lado el deseo, deseo de saber, deseo de análisis.

¿Qué haría de tope sino las marcas de aquellos que conducen las Instituciones, sobre los otros, marcas en relación al Deseo, en relación a una transmisión del Psicoanálisis y de su historia, modo de acotar un Goce insistente y consistente en una repetición inevitable? ¿Qué del Goce de ellos, "conductores" de una herencia, hace que no sostengan la función que debieran sostener? ¿Qué de aquellos otros que debiendo tomar la herencia, terminan por desconocerla?

Tal vez porque pensamos la clínica como aquello que no nos deja cerrar el círculo, que no nos permite la tranquilidad de un saber omnímodo, es que una vez más hacemos hincapié en ella y ésta es una de nuestras marcas. Venimos a poner en exposición al analista en sus dudas y sus incertidumbres, pero también en sus aciertos, en sus encuentros con el sentido, con la eficacia del significante, con el producto de un trabajo, el trabajo de sostener la apertura del deseo, de acotar el goce, de vencer la inercia del puro placer.

Creo que la causa de las crisis de las Instituciones Psicoanalíticas debemos buscarla en esta encrucijada entre el Deseo y el Goce de sus integrantes, de sus conductores, allí donde el Deseo puesto parece no ser el suficiente. ¿Qué hemos hecho allí?

¿No es acaso el apoltronamiento del poder lo que cierra el círculo, lo que queda del lado de la pulsión, girando sobre sí, lamiéndose a sí misma, sin un más allá?

Creo que es allí donde debemos buscar, en lo que silencia la palabra, porque es la palabra la que aviva el deseo y pone tope al goce…Y sabemos que se pueden decir muchas cosas para lograr que las palabras se silencien.

En este numero también hemos querido retomar algunas palabras, aquellas de la historia. Historia del Psicoanálisis muchas veces silenciada, y que por momentos se manifiesta, se rescata, y sale a la luz lo que se creía perdido. Actas "perdidas" que se reencuentran, porque también allí se trataba del conflicto entre las personas y de las crisis. Crisis sobre las cuales se estructura un saber que también tendrá que ver con el goce, pero esta vez con el goce de la vida, de la trascendencia.

Agradecemos al Dr. Francesco Marchioro (curador de la obra de Otto Rank) quien nos ha posibilitado el acercamiento tan directo a la palabra de Sigmund Freud a través de dos de las actas tomadas por Otto Rank, una de ellas aún inédita en español, acerca de un tema fuertemente ligado al goce, el deseo y la sexualidad, del cual todavía hoy no termina de decirse lo suficiente.

 

Nota editorial por la Lic. Cristina Bacchetta

 

 

 

 

Volver
Articulos relacionados

El Superyó, el heredero…Concepto controvertido del psicoanálisis y de la teoría freudiana. El heredero recibe la herencia, pero también carga con ella, don y carga de lo que no podrá "desembarazarse". Herencia de la que habrá que apropiarse si es que se...

Deseo y Goce, encrucijada en la Clínica; es un intento de dar cuenta de un trabajo. Deseo y Goce es una encrucijada que se nos plantea en la clínica y también en una institución clínica, y diría en las Instituciones Psicoanalíticas. ¿Qué es lo que hace...

Comenzamos por el dinero, seguimos por los sueños, nos detuvimos en la repetición, y pasamos al amor. ¿Por qué ahora la angustia ? ¿Cuál es el hilo que teje este recorrido y hacia dónde vamos? Coloquios de la Clínica por ahora sigue el hilo de las ...

Coloquios de la Clínica avanza en su proyecto de escritura proponiendo hoy en su cuarto número el tema del amor. No hay azar en la elección propuesta, su encadenamiento a la serie que lo precede constituye un nuevo umbral de interrogaciones que ...

Dinero, sueño, repetición; peldaños que jalonan el trayecto de esta serie que hoy es tres, y que se nombra como Coloquios de la Clínica. Insistir escribiendo aquello que de nuestros orígenes se tensiona sobre lo que nos antecede, cuando el hoy nos ...

 

Random Image